logo

Detalle de Relato

UN MOMENTO PARA LA ETERNIDAD

¡Lo he hecho! Durante largo tiempo había elaborado mil formas de llevar a cabo ese plan único e irrepetible que me elevaría, sin duda, a lo más alto del hedonismo. Fue más fácil de lo que atisbé repetidas veces en mi mente, cansada y embotada ahora por los efluvios fugaces de un éxito que, desde ese preciso instante, me perseguiría con una estela de etérea vanidad.
Mi rígida mano entumecida por el esfuerzo me delataba: ¡era demasiado tarde! Postrado ante mí estaba el resultado de mi acción sublime. ¿Cómo lo hice? –os preguntaréis. Fue sencillo. Grité: “¡Taxi...!” Y paró.

 

Antonio José Moreno López

COMPARTIR