logo

Detalle de Relato

PERSONALIDAD

Se bajó del coche a toda prisa, el otro conductor también.
“Ha sido sin querer; bueno, quizás no tanto” –dijo el primero con un tono irónico. El afectado guardó silencio.
El vehículo lucía varias abolladuras, pero qué importancia tenían estas frente a las que ambos llevaban en el alma después de una larga convivencia que, en realidad, siempre fue conflictiva.
El dueño del automotor siniestrado se marchó, tenía un buen seguro y, en última instancia, qué eran unos cuantos billetes comparados con la gran herencia que había recibido recientemente, apropiándose de la mitad de su hermano…

 

Juan Herminio Garcia Zeballos

COMPARTIR